Saltar al contenido

A qué edad debería comenzar la educación financiera

    A que edad debería comenzar la educación financiera

    Una de las preguntas más frecuentes de los padres que se preocupan por las finanzas, inversiones y ahorros, es a qué edad debería comenzar la educación financiera de sus hijos.

    La verdad es que lo ideal es que sea desde que ellos puedan ser conscientes de las palabras y el ejemplo, de hecho, desde el momento del embarazo es importante que se tomen acciones financieras inteligentes, que éstas se conviertan en hábitos que luego los niños absorban.

    A continuación, te hacemos una serie de planteamientos más específicos:

    ¿Qué herramientas necesitan los niños para su educación financiera?

    Lo primero que necesitan, por supuesto, es dinero. Ahora bien, no se trata de “regalarles grandes sumas de dinero”, sino más bien de enseñarles a ganarlo.

    Se les puede asignar pequeñas tareas que les permita acceder a recompensas en dinero. Y así comenzar a brindarles orientación financiera respecto a cómo manejar el dinero que van obteniendo.

    Es importante enseñarles el ahorro a corto y largo plazo, también se puede fomentar el ahorro con bonificaciones. Siempre que los niños lleguen a un cierre de semana con una cantidad de ahorro, se les puede añadir unos centavos extra.

    En la edad de los 12 y 16 años se les puede introducir otros conceptos más complejos. Ayudarles a entender mejor las diferencias entre los productos financieros básicos, la importancia de leer un contrato y qué es y cómo funciona la inflación.

    Ten en cuenta también que, si enseñas a tus hijos a usar una cuenta desde pequeños, podrás crear en ellos un hábito de ahorro.
    Si quieres hablarles de inversión, acciones y bolsa, puedes comenzar entre sus 15 y 16 años. Explicarles fácilmente las acciones, cómo monitorizarlas.

    Puedes incentivarlos a conocer y hacer pequeñas inversiones en empresas que fabrican productos que son familiares para tus hijos o que son de sus preferencias.

    Enséñales a usar un bloc sencillo, una plantilla de Excel y tener un portafolio en alguna web, y esto puede ser antes de comenzar a invertir.

    3 clave para fomentar la educación financiera desde el hogar

    Teniendo en cuenta los consejos que te hemos dado anteriormente, considera también las siguientes clave que te ayudarán a mejorar la educación financiera y asegurarte de que tus hijos tengan amor por las inversiones y el ahorro:

    • Da siempre el ejemplo, lleva las finanzas del hogar de forma transparente e invita a tus hijos a involucrarse en el control y decisiones.
    • Mantén constante comunicación respecto a las decisiones financieras que tomas a diario, y reflexiona junto tus hijos el impacto de tales decisiones en el presente y futuro.
    • Incentiva a tus hijos a manejar desde temprano sus finanzas, asígnales una mesa semanal o mensual y oriéntales respecto a cómo planificar sus gastos y ahorros.

    Es así como estarás formando futuros inversionistas, e incrementarás las posibilidades del éxito financiero de tus hijos.

    Recuerda que los niños desde pequeños absorben todo lo que ven, aprenden más observando que escuchando.

    Es importante que desde pequeños perciban en el hogar un constante contacto con el mercado financiero, con los ahorros e inversiones.