fbpx
Saltar al contenido

¿Qué es la beta de una acción y cómo la puedes usar?

    beta de una acción

    La beta de una acción es un indicador que te será de mucha utilidad para conocer la volatilidad que tiene con respecto a un índice de referencia. Es muy común que los inversionistas la utilicen para determinar el riesgo de una inversión.

    Observando la beta de una acción puedes hacerte una idea del riesgo que estás asumiendo al invertir en una empresa, compararla con otros activos y gestionar tu portafolio de inversión.

    ¿Qué es la beta de una acción para qué sirve y cómo puedes interpretarla? Lo aprenderás en esta entrada de blog en The Investor U.

    ¿Qué es la beta de una acción?

    La beta de una acción es un indicador financiero que mide la volatilidad de una acción en comparación con la que está teniendo el mercado o un índice de referencia. Esta es una métrica que utilizan los inversionistas para analizar el riesgo de una acción en su cartera de inversión.

    El beta se basa en la volatilidad de la cotización de una acción, en otras palabras, este indicador toma en cuenta la variación del precio, y así los inversionistas evalúan la gestión riesgo. Si la acción tiene un riesgo de volatilidad alta, baja o a la par de un índice. Como es el caso de algunos instrumentos de inversión de gestión pasiva como ETF.

    Aunque el beta es un indicador que toma en cuenta riesgos fundamentales, no es una medida completa para mirar los riesgos de una acción. Además, el beta se mide en retrospectiva, por lo que se puede calcular la volatilidad de una acción en un periodo de tiempo determinado; pero no lo hace para mirar resultados en prospectiva o en un futuro cercano.

    ¿Para qué sirve conocer la beta de una acción?

    La beta de una acción es un indicador que sirve a los inversionistas para evaluar cómo puede gestionar su portafolio de inversión. Aunque lo ideal es tener varias compañías con distintos tipos de beta para reducir riesgos, por ejemplo, una acción propensa a altas volatilidades para obtener una mayor tasa de rentabilidad. Una que vaya a la par del índice de referencia para que gestionar riesgos y una de menor crecimiento para evitar grandes volatilidades.

    Además, también son útiles para definir el perfil de riesgo de cada inversionista. Estas son algunas características de la beta que sirven de acuerdo a su índice de referencia:

    Beta mayor al índice

    Cuando el beta de una acción es mayor al de su índice de referencia, significa que es una acción con mayor riesgo y volatilidad que las del mercado. Este tipo de acciones es el indicado para inversionistas que tengan un perfil más agresivo. Además, algunas de estas empresas que tienen la beta mayor que su índice suelen crecer de manera rápida en momentos en que la economía es expansiva, aunque, también decrecen más de lo normal en momentos de recesión, algunos de estos sectores son el bancario, tecnológico y de energía.

    Beta igual que el índice

    Cuando el beta va en la misma sintonía que el índice de referencia significa que tiene un perfil moderado de inversión y normalmente son empresas en las que se tiene un perfil de inversión corto, y tendrán una tendencia a tener un beta bajo. Algunos de los instrumentos que van en la misma línea del índice de referencia son ETF.

    Beta menor que el índice

    Cuando el beta es menor que el índice de referencia, quiere decir que el activo no refleja mayor volatilidad en su precio. Debes tener en cuenta que si el beta de una acción es negativo no quiere decir que la acción tenga un comportamiento desfavorable. Solo son acciones que intentan disminuir el riesgo y van en la dirección contraria a la de las acciones con betas altos.

    Estos activos tienden a crecer en momentos de recesión y algunos de los sectores son el de consumo, servicios y de comunicaciones.

    ¿Cómo se interpreta la beta de una acción?

    Las acciones tienen la beta de referencia respecto a su índice. Cuando una acción se encuentra por encima de 1.0 y fluctúa entre 1,0 y 1,5 quiere decir que tiende a ser un activo más volátil que su índice subyacente. Mientras tanto, si la acción es inferior a 1.0, significa que tendrá una tendencia a la estabilidad y a tener una volatilidad menor respecto al índice.

    Por lo tanto, si una acción tiene un beta de 1,5 significa que es un 50 % más volátil que su índice, pero, si el activo tiene un beta de 0,4 quiere decir que su precio es 60 % menos volátil que el mercado de referencia.

    Aunque el beta no es un indicador financiero que tenga aspectos cualitativos, si una medida matemática que tiene contemplado las variables técnicas, fundamentales y todos los aspectos que rodean una acción. Además de poder ayudar a gestionar el riesgo en tu portafolio de inversión.

    Este es un indicador importante para buscar buenas oportunidades a buen precio, aunque puede parecer complejo de utilizar, puedes comenzar con nuestro entrenamiento gratuito en acciones para que poco a poco vayas familiarizándote con estos conceptos y puedas llegar a invertir como todo un profesional.