Saltar al contenido

5 pasos esenciales para mantener un control de gastos personales

    Guía definitiva sobre el control de gastos personales

    Te sorprenderá lo mucho que puede cambiar tu vida realizando un buen control de gastos personales. Este sencillo proceso puede ayudarte a tener una mejor perspectiva de tus finanzas personales e iniciar tu camino hacia la libertad financiera.

    El desconocimiento sobre lo que gastamos es un problema común; asimismo, es una de las posibles razones por las cuales te resulta complicado alcanzar la estabilidad financiera. En algunas ocasiones incurrimos en gastos innecesarios y otras veces ni siquiera sabemos exáctamente en qué estamos gastando. 

    ¿Y cómo puedes empezar a cambiar tu situación financiera? Aprendiendo sobre control de gastos. Por esta razón traigo este artículo para ti, para que aprendas lo necesario para administrar tu dinero y que tengas una mejor visión de tus finanzas personales. 

    ¿Qué es el control de gastos personales? 

    Es la administración, el registro y el control del dinero que gastamos cada mes. Por cada gasto debemos incluir la fecha, el concepto y el monto de dinero que se empleó. 

    Para entender qué es el control de gastos personales, es necesario que sepas diferenciar entre ingresos y egresos

    Tu ingreso es el dinero que recibes, puede provenir del salario que te pagan en tu trabajo o de tu desempeño como profesional independiente. Adicionalmente puedes considerar aspectos como bonos, comisiones, proyectos particulares o cualquier otra actividad por la que recibas un incentivo económico.

    Tu egreso es el dinero que utilizas para realizar pagos sobre productos y/o servicios. Se dividen entre gastos fijos y variables. Los gastos fijos son los que realizas de manera periódica, pueden ser quincenales, mensuales o bimestrales; depende de cada servicio; sin embargo, tienen precisamente esa característica de repetirse y de ser la misma cantidad o con muy pequeñas variaciones: luz, gas, gasolina, agua o el pago de la renta son algunos de los más comunes. 

    Los gastos variables pueden suceder en una sola ocasión, o son gastos que cambian: salir a comer, comprar una computadora, un viaje, comprar la despensa; ese tipo de gastos son los más frecuentes. 

    ¿Por qué es importante el control de gastos?

    Iniciar con tu control de gastos te dará una percepción de lo que está sucediendo con tu dinero. Es a través de este proceso que serás capaz de identificar cuánto dinero estás gastando y en qué productos y/o servicios, y ello te dará además la posibilidad de entender cómo organizar los gastos de la casa.

    Este detalle te permitirá entender con claridad cuáles son tus gastos principales y qué tanto impacto están teniendo en tus finanzas. Y créeme, una vez que hagas el ejercicio sencillo de anotar tus gastos y ordenarlos de mayor a menor, te darás cuenta de que ciertos gastos que haces no son tan insignificantes como creías. 

    Procura anotar también la periodicidad con la que realizas tus gastos. Así podrás darte cuenta que algunos gastos diarios o semanales que parecen pequeños, al llevarlos a un balance mensual, son más grandes de lo que esperabas. 

    Si no tienes idea de cuánto dinero estás gastando mensualmente, será complicado tener un mejor control de tu situación financiera. El pretender mejorar tu vida en temas de finanzas personales sin iniciar comprendiendo el cuánto gastas es imposible. No tendrás un parámetro y tu vida se regirá por medio de cálculos inexactos. 

    ¿Cómo llevar el control de mis ingresos? 

    Quizá creas que el tener un control de ingresos no es tan necesario; principalmente si este dinero solo proviene de una sola fuente: tu salario. No obstante, al comparar tus ingresos contra tus gastos caerás en cuenta de que dependes totalmente de ese dinero.

    ¿Y qué tiene de malo solo tener un ingreso? Es un tanto riesgoso, pues si por alguna situación llegaras a quedarte sin tu empleo, te verías en una situación difícil. Por eso considera diversificar tus fuentes de ingresos, puedes buscar monetizar algún talento que tengas o considerar el tema de las inversiones. 

    En The Investor U nos apasiona promover el tema de las inversiones, por eso te invito a ver el siguiente video de nuestro canal de YouTube donde te explicamos algunos métodos para que comiences a invertir.

    Lo ideal será que tengas varias fuentes de ingresos y que así como detallas tus gastos, te encargues de registrar de dónde proviene cada dinero que recibes, la fecha y la cantidad exacta. 

    ¿Cómo hacer un control de gastos? 

    Lo primero es elegir la manera en la que te sea más cómoda registrar tus gastos.  Lo que vas a anotar será sencillo: todos tus gastos y todos tus ingresos. No importa que sea algo tan insignificante como un centavo; mientras más detallado sea todo lo que escribas será mejor. 

    Lo más fácil es que crees dos columnas, en una irán tus gastos y en otra tus ingresos, y recuerda separar tus gastos en fijos y variables. También procura que las cantidades sean lo más precisas posibles, y no olvides añadir el concepto (es decir, en qué producto y/o servicio gastaste) y la fecha en que se realizó la operación.

    ¡Empieza el correcto manejo de tus finanzas personales y descarga nuestra plantilla para control de gastos! Allí encontrarás de manera sencilla y efectiva los distintos apartados que te he comentado a lo largo de este artículo. 

    Plantilla para control de deudas

    El primer mes que realices este ejercicio notarás aspectos muy importantes de tus finanzas personales. Ahora identifica: ¿En qué estás gastando más? ¿Cuántos de ellos son estrictamente necesarios? Si los eliminas, ¿tu salario resulta ser superior a tus egresos actualizados? ¿Podrías considerar otras opciones para ganar más dinero? 

    Si dentro de tus gastos hay conceptos como “café” o algunas otras bebidas que consumes diariamente al salir, prueba hacer la suma de esos gastos mensuales, y posteriormente multiplícalo por un año. Este ejercicio te dará una percepción más real de lo que implica gastar en ese tipo de cosas. 

    Por ejemplo, si de lunes a viernes compras un café que cuesta $3 USD, en total estarías gastando $15 USD a la semana. Si multiplicas eso por cuatro (el número de semanas en un mes) tendrás un gasto de $60 USD mensuales. Finalmente, si multiplicas esos $60 USD por la cantidad de meses al año (12), tendrás un resultado de $720 USD al año: ya no parece tan poco, ¿verdad? 

    Realiza el ejercicio anterior con algunos otros gastos que parezcan “mínimos” o “insignificantes” y sabrás realmente cuánto representan de gasto en tu vida. En el caso de los gastos que no aportan nada positivo a tu salud, procura eliminarlos totalmente. Aquellos innecesarios, busca formas de reducirlos significativamente: prueba hacer tu café en casa, busca opciones más baratas o disminuye la periodicidad con la que realizas ese tipo de compras. 

    Mantén un presupuesto 

    Una de las herramientas más importantes para el control de tus gastos personales es el presupuesto. Este consiste en una planeación y distribución de lo que harás con tu dinero. 

    En tu presupuesto debes establecer tus metas financieras. Ten en cuenta que tienes que ser muy sincero y realista, no plantees metas que te sea imposible cumplir, eso solo hará que te desilusiones al no cumplir y que poco a poco vayas restándole importancia a tu presupuesto. 

    Tu presupuesto será tu guía a través de tu camino de finanzas personales, y su uso te permitirá planear cuánto dinero vas a destinar a tus ahorros, al entretenimiento o algunos objetivos más específicos que vayas planteando.

    Ten en mente que tienes que ser muy crítico sobre lo que gastas; esa es quizá la parte que representa más retos, por esto, dentro de nuestra guía de finanzas personales para principiantes en The Investor U incluimos varios consejos que te serán de gran utilidad.

    Asimismo, aquí te comparto otras recomendaciones que te ayudarán a reducir significativamente tus gastos y ahorrar más dinero: 

    1. Compara precios antes de comprar 

    Este es uno de los consejos más sencillos para aplicar; lo único que tienes que hacer es revisar el precio del producto y/o servicio en distintos establecimientos, sea en persona o a través de Internet. Lo que las personas suelen hacer es comprar la primera opción que encuentran y no tienen idea de que pueden ahorrarse cierta cantidad simplemente haciendo esto. 

    Este es un proceso muy sencillo que si te acostumbras a hacerlo te traerá grandes beneficios a largo plazo; además, comenzarás a establecer una metodología de compra más crítica y consciente. 

    2. Sé creativo al cocinar 

    Entiendo que para muchas personas resulta cómodo comer fuera o comprar comida preparada; puede que esto te ayude a ahorrar tiempo, pero, si no eres consciente de cuánto estás gastando en este aspecto, puede que ese tiempo que te estás ahorrando esté saliendo más costoso de lo que piensas. 

    Trata de reducir el número de veces que comes fuera de casa o elige lugares que no sean tan costosos; trata de cocinar en casa cada vez que te sea posible y procura utilizar productos de temporada. Busca maneras de preservar tu comida por más tiempo, de esta manera tendrás menos desperdicio y reducirás la periodicidad de tus compras. Verás que este tipo de decisiones serán beneficiosas para tu bolsillo y para tu salud.

    3. Encuentra actividades gratuitas 

    El gastar dinero en ciertas actividades puede parecer muy atractivo; no obstante, cuánto gastas no implica que te diviertas más. Por esta razón considera alguna actividad gratuita al aire libre: ir al parque, una caminata o un paseo en bicicleta será algo divertido que también te permitirá ahorrar dinero. 

    No olvides los museos con entrada libre o ciertos eventos que se realizan en el lugar donde vives; en su mayoría son gratuitos. 

    4. Compra de segunda mano siempre que sea posible

    Tener ropa nueva, un auto nuevo o algún otro objeto es un placer para muchos. Sin embargo, los autos se deprecian apenas las compras y la ropa nueva en muchas ocasiones no la necesitas. Y no solo esto, hay computadoras, televisores, lavadoras, refrigeradores y cientos de cosas de segunda mano que encontrarás a precios excelentes y que estarán casi nuevas. 

    Investiga que la compra sea segura y que lo que vayas a adquirir funcione correctamente; incluso hay proveedores de objetos de segunda mano que ya realizan una previa inspección en los objetos que venden. De esta forma es más seguro adquirir algo así. 

    5. Vende las pertenencias que no uses 

    Como fuente de ingresos extra puedes hacer un inventario de las cosas que tengas en tu casa y no utilices. Puedes vender  cualquier cosa que pueda seguir siendo útil para otras personas, el beneficio es doble, tú obtienes un ingreso extra y una persona encuentra algo útil a un muy buen precio. 

    Si tienes dudas sobre qué precio ponerle a lo que vas a vender, puedes consultar en Internet en los distintos marketplaces que existen.

    ¿Cómo controlar el impulso de gastar dinero?

    Para controlar el impulso de gastar tendrás que identificar las técnicas que utilizan los negocios para hacerte comprar: las ofertas, promociones, sensación de escasez (que te hagan creer que quedan pocos productos) o la aparición de nuevos modelos de sus productos. Debes ser consciente de que a través de esos aspectos los negocios buscan persuadirte para adquirir sus productos o servicios.

    Lo que debes hacer es detenerte un instante y reflexionar cuando tengas ganas de comprar algo. Tienes que hacerte algunas preguntas: ¿realmente es necesario lo que voy a comprar? ¿Lo necesito para mi trabajo o mi vida personal? Esto te permitirá entender más sobre tu relación con lo que vas a comprar. Algunas personas cuando quieren algo logran justificar sus motivos de cualquier forma. 

    Trata de alejarte de pensamientos que justifiquen tus gastos: “Para esto trabajo”, “Es mi dinero y quiero gastarlo como quiera”, “Me voy a consentir” Si estos gastos están estipulados en tu presupuesto puedes ser más consciente de que te lo has ganado por ser responsable con tu dinero; sin embargo, si detrás de estas decisiones solo hay malos hábitos financieros: no lo hagas. Retrocede unos cuantos pasos e inicia cambiando tu forma de gastar y establece un presupuesto que estés dispuesto a cumplir.

    Finalmente, ser responsable con tus finanzas no implica que vayas a vivir con carencias o sin divertirte; al contrario, es una forma de gestionar correctamente tu dinero para que puedas vivir sin preocupaciones y que no tengas limitaciones económicas para tus actividades de entretenimiento.

    Empieza a administrar mejor tu dinero

    El entendimiento de estos conceptos y el que comiences a analizar detenidamente tus gastos e ingresos marcará la diferencia en tus finanzas. No olvides ser sincero, analítico y crítico con tu control de gastos. Todo lo que haces es para tu beneficio y el que lo apliques correctamente te traerá resultados positivos. 

    En The Investor U tenemos la solución para ti, con nuestro curso de Finanzas personales para no financieros serás capaz de aprender cómo realizar un correcto inventario de tus gastos y tomar el control de tu dinero para cumplir tus metas financieras.

    Tu libertad financiera comienza con el cambio que haces en tus hábitos; con el entendimiento de tus gastos y tus ingresos. Solo así podrás proyectar tu vida hacia un futuro más próspero donde alcanzarás la estabilidad financiera.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.