fbpx
Saltar al contenido

Conoce 5 tips para controlar los gastos impulsivos 

    gastos impulsivos 

    Los gastos impulsivos pueden ser ocasionados por distintos factores, por esta razón, ser capaz de tener un plan o identificar el momento exacto que puede detonarlos, te ayudará a evitarlos para cuidar mejor de tu dinero.

    Existen algunas personas que pueden manejar sus emociones para que este tipo de gastos no se den; en cambio, para otras puede ser una tentación que no pueden evitar, y un obstáculo a la hora de gestionar sus finanzas. A grandes rasgos, tener gastos impulsivos no es malo, pero si los sabes gestionar te ahorrarás muchos problemas.

    Sigue leyendo y aprende qué son los gastos impulsivos, cómo puedes evitarlos, además, te compartimos cinco tips que puedes aplicar para controlarlos.

    ¿Qué son los gastos impulsivos?

    Los gastos impulsivos son todas las compras que realiza una persona para adquirir bienes y servicios sin ninguna intención ni plan previo a la compra. Estos gastos normalmente son motivados por estados emocionales o impulsos que puede ser desde el enfado, alegría, tristeza o avaricia.

    Si bien los gastos impulsivos no son fáciles de controlar y per se, no es malo tenerlos de vez en cuando; si no se establece un presupuesto para controlarlos, son excesivos y constantes, pueden causar descontrol del uso de las tarjetas de crédito o de una situación de sobreendeudamiento.

    Además, muchas veces se pueden descuidar otros gastos fijos u obligaciones de primera necesidad por no controlar los gastos impulsivos.

    ¿Cómo evitar los gastos impulsivos?

    Hay diferentes factores que pueden repercutir en los gastos impulsivos. La gran mayoría son connotaciones psicológicas, otras, efectos de estrategias de marketing por parte de expertos en el tema que hacen que seamos propensos a tener gastos impulsivos.

    Uno de los factores más importantes para evitarlos es ser sinceros con nosotros mismos e identificar las áreas débiles que pueden ser subjetivas en cada persona, por ejemplo, en comida, ropa, aparatos de tecnología o demás elementos. Una vez los establezcamos, podemos crear una estrategia para controlarlos; sin embargo, estos son algunos tips que pueden ser útiles para evitar los gastos impulsivos:

    • No le prestes atención a la señalización en los lugares de compra, la utilización de letreros o carteles con promociones te harán captar tu atención. Estos avisos te harán crear sensaciones de emergencia y atracción.
    • La iluminación y los colores de muchas zonas de ventas suelen estar demarcadas con estrategias orgánicas especializadas para que destaquen en la tienda. Además, hay colores brillantes o llamativos que pueden favorecer tus sensaciones para que hagas compras impulsivas.
    • Si eres un amante de la comida, ten cuidado en algunos supermercados, hay sitios en los que los olores pueden hacerte evocar apetito para que compres, esto es muy común en supermercados de cadena o restaurantes de centros comerciales.
    • Si vas de compras, lleva efectivo y billetes de alta denominación. Psicológicamente, la mente generará barreras para que sea más complejo gastar un billete de $100 dólares que uno de $10.

    Ya tienes un par de herramientas psicológicas para combatir los gastos impulsivos y los factores que se producen para que seas vulnerable.

    ¿Cómo controlar el impulso de gastar dinero?

    A continuación te comparto cinco tips para controlar los gastos impulsivos:

    1) Ten un plan previo a tus compras

    Es más sencillo si reconoces las compras y lugares a los que eres más dócil. Sí lo aceptas, puedes diseñar un plan en el que sepas cuánto de tu presupuesto podrás destinar a esos caprichos que surgen de la nada. El problema cuando vas de compras sin un plan, es que tu cerebro va a pensar que son cosas que necesitas, la realidad es que puedes salirte del presupuesto. Si haces un plan, habrá menor probabilidad de que lo incumplas.

    2) Si vas de compras, lleva efectivo

    No podemos ser radicales y decirte que no lleves tus tarjetas de crédito, pues, nunca sabemos qué eventualidades se pueden presentar. Pero si llevas efectivo a la hora de comprar, puedes seguir un poco más de cerca tu presupuesto. Psicológicamente, es una carga de más ver cómo el dinero que has ganado con tanto esfuerzo se va desvaneciendo poco a poco, por lo que puede ser más de ayuda que pagar con una tarjeta a la que no estás siguiendo sus cupos de forma visual.

    Cancela las suscripciones de newsletter de ventas

    Si sientes que tienes compras impulsivas por internet, los newsletters de ventas son una de las razones que pueden perjudicar tus gastos impulsivos. Además, cuando se ofrece un descuento adicional, o es temporada de promociones, suelen ser más persuasivos para captar tu atención.

    La mejor manera es cancelar la suscripción o mandar a spam cualquier tentación que te haga sacar tus tarjetas de crédito y débito.

    Puedes ir de compras con un amigo de confianza

    Aunque si vamos solos de compras podemos ser un poco más reflexivos, no tenemos la suficiente fuerza de voluntad para cancelar una compra que no necesitemos.

    Ir de compras con un amigo de confianza te brindará la ayuda para evitar las compras impulsivas, por ejemplo: cuando estés en la caja, o en el momento que hayas elegido una compra que no tenías presupuestada, pregúntele: ¿en verdad yo necesito esto? Una segunda opinión puede ser la causa de muchas buenas decisiones.

    Sácale provecho a los seguros de cuentas

    Sácale provecho a los seguros de tus cuentas de ahorros o las plataformas de ahorro de trámite simplificado que tenga tu país. Algunas tienen seguros de ahorro que no te harán fácil gastar tu dinero si sientes que eres una persona propensa a los gastos impulsivos.

    Por ejemplo, algunas de estas cuentas tienen colchones de seguridad que puedes manejar con un amigo. Si necesitas hacer un gasto, la aplicación le enviará la notificación a tu amigo y él decidirá si libera los fondos. Otra forma, cuando necesites el dinero, la aplicación te puede hacer un cuestionario de preguntas de cultura general para que liberes los fondos. Aunque no parezca, todas estas limitaciones a tus compras harán que consideres si en verdad necesitas hacer esa compra.

    Aunque los gastos impulsivos son causados por diferentes estados emocionales y por factores psicológicos emitidos por expertos en marketing. Los podemos controlar con un plan previo y con determinaciones de franqueza acerca de nuestras debilidades, aunque tener estos gastos de por sí no es malo, si debemos tener unas finanzas personales controladas para poder realizarlos.

    Es por eso que en The Investor U es importante que tengas unas finanzas personales controladas para que lidiar con toda está clase de situaciones cotidianas no sea un problema, ni un dolor de cabeza. Por eso te invitamos a unirte a nuestro diplomado en finanzas personales para no financieros para que aprendas a manejar herramientas que puedan automatizar tus decisiones con el dinero.