Saltar al contenido

Establece y alcanza tus metas financieras con estos 6 pasos clave

    Cómo establecer tus metas financieras

    El progreso de tu situación económica depende de tus metas financieras, ya que, si defines correctamente lo que quieres lograr con tu dinero, serás capaz de generar un gran impacto en tus finanzas personales. Por esta razón me encantaría enseñarte todo al respecto para que inicies lo antes posible, pues hoy siempre será el mejor momento para poner en orden tus finanzas.  

    Establecer metas financieras es una excelente forma de orientarte a través de tu desarrollo económico, ya que gracias a ellas puedes visualizar mejor lo que es posible alcanzar y cómo hacerlo. Tus metas financieras pueden estar orientadas a invertir, ahorrar o a liquidar tus deudas, cualquier propósito que tengas que mejore tu relación con las finanzas. 

    Así que, sigue leyendo este artículo y aprende más sobre qué son las metas financieras, cómo establecerlas y por qué son tan importantes. 

    ¿Qué es una meta financiera? 

    Una meta financiera es la acción de destinar una cantidad de dinero a un fin específico, esto con el propósito de mejorar la situación económica en la que te encuentras o con el fin de alcanzar los objetivos que tienes en tu vida, siempre y cuando se relacionen con el dinero, por ejemplo: tener un plan de retiro, mejorar tu historial crediticio, ahorrar, invertir o comprar una casa. 

    Por otro lado, tus metas también pueden estar enfocadas en mejorar tus ingresos: incrementar tu salario, emprender un negocio o trabajar en proyectos de forma independiente. 

    Pueden existir tanto metas financieras personales como laborales, familiares o de pareja; el tipo que establecerás dependerá de tu situación. 

    Características de una meta financiera 

    Las metas financieras deben ser lo más detalladas posibles. La razón es porque un objetivo ambiguo no te generará motivación para cumplirla, pues no sabrás exactamente cómo lograrla. 

    Por ejemplo, si solo escribes “Quiero ahorrar” no tendrás el detalle suficiente. ¿Cuánto quieres ahorrar? ¿Cuál es tu meta de ahorro? ¿Durante cuánto tiempo? Con esa simple afirmación no eres capaz de responder ninguna de las preguntas anteriores. Por lo tanto, debes escribir algo como “Quiero ahorrar $100 dólares más cada mes y juntar en un año $1.200 dólares para viajar una semana”. De esta forma, es más sencillo visualizar tu meta y cumplirla. 

    Para detallar mejor tus metas, debes usar la metodología SMART, esta cuenta con las características necesarias que debe tener cada una de tus metas: 

    Specific (Específicas)

    Establece de manera clara cuál será tu meta financiera, esta debe ser lo más específica posible para que sea más fácil cumplirla. Si quieres ahorrar para invertir, define de manera específica la razón para hacerlo y en qué instrumento de inversión

    Este será el punto de partida para cumplir tus objetivos y a partir de aquí comenzarás a describir el resto de las características. 

    Por ejemplo: quiero ahorrar para invertir mi dinero en criptomonedas. 

    Measurable (Medibles)

    Haz que tu meta sea medible, de esta forma es más sencillo darle seguimiento al progreso que vayas alcanzando. Es una excelente manera de visualizar tu recorrido hacia tu propósito y de motivarte con cada avance que hagas. 

    Las características de metas financieras medibles se definen a través de la cantidad necesaria para cumplirlas y la frecuencia con la que acumularás esa cantidad.  

    Por ejemplo: quiero ahorrar $2,000 dólares mensuales para invertir mi dinero en criptomonedas.

    Attainable (Alcanzables) 

    Sé realista al momento de definir tus metas, esto hará que sean alcanzables y no te desmotives creando expectativas falsas. 

    Un amplio conocimiento de tus finanzas personales te será de gran utilidad para lograrlo, pues, definir una meta alcanzable implica que sepas de manera precisa cuál es tu ingreso y cuáles son tus gastos. La cantidad restante es lo que puedes destinar a tus propósitos financieros. 

    Siguiendo con el ejemplo anterior, haré un pequeño ajuste. Imagina que después de analizar tus finanzas personales te das cuenta de que no puedes ahorrar $2,000 dólares, sino $1,000, por lo tanto, para hacer que tu meta sea alcanzable hay que hacer esa modificación. 

    Por ejemplo: quiero ahorrar $1,000 dólares mensuales para invertir mi dinero en criptomonedas.

    Relevant (Relevantes)

    El propósito de tus metas financieras debe ser el de mejorar tu situación económica actual o tu calidad de vida. Por lo tanto, cada propósito que te plantees tendrá que ser relevante de acuerdo a tus necesidades. 

    Tener en mente este aspecto será de gran utilidad para ti al momento de plantear un objetivo, únicamente hazte la pregunta: ¿Mejorará mi situación económica actual, mi calidad de vida personal o la de mi familia? Si la respuesta es positiva, sigue adelante. 

    En el caso del ejemplo que hemos ido desarrollando, convendría preguntar si invertir en criptomonedas servirá para incrementar tu capital y si es una opción segura. Como lo establecimos en nuestra guía para invertir en criptomonedas, podríamos concluir que son una excelente alternativa para tener en cuenta. 

    Time-Bound (Límite de tiempo)

    Finalmente, el objetivo financiero que definas debe de tener un límite de tiempo. Esto incrementará tu compromiso para cumplirlo, pues tendrás presente que es necesario tomar acción cada mes para lograrlo. 

    Por ejemplo: quiero ahorrar $1,000 dólares mensuales para invertir mi dinero en criptomonedas durante 3 años.

    Así es como se define una meta financiera. Cada vez que incluyas una nueva en tus planes financieros ten en mente que deberá cumplir con estas características, verás que te será más fácil cumplirlas de esta forma. 

    ¿Cómo activar un plan para conseguir nuestras metas financieras? 

    Lo mejor en temas de finanzas personales es establecer un plan y comenzarlo lo más pronto posible. Con esto me refiero a que, mientras más pronto sepas cuál es tu situación financiera actual, más fácil te será comenzar a definir los objetivos a cumplir.

    A continuación, te daré los 6 pasos para que aprendas cómo hacer un plan de metas financieras:

    • Conoce tu situación actual: esto es primordial. Comienza conociendo de manera detallada cuál es tu ingreso y cuáles son tus gastos fijos y variables; asimismo, identifica si tienes deudas pendientes o algún otro compromiso económico. Haciendo esto sabrás de manera precisa cuánto dinero tienes disponible para cumplir tus metas. 
    • Piensa en tus metas: crea una lista realista de qué tipo de metas te gustaría cumplir. ¿Qué te gustaría hacer con tu dinero? ¿Qué quieres mejorar en tu vida? ¿Cómo visualizas tu futuro? Preguntas de este tipo te ayudarán a comprender mejor lo que quieres. 
    • Clasifica tus metas: de acuerdo al periodo de tiempo que implique cumplir tu meta, clasifícalas en corto, mediano o largo plazo. Esta organización te servirá para contemplar mejor el tiempo que dedicarás a cada una. 
    • Usa la metodología SMART: crea metas lo más detalladas posibles. Una vez que definiste qué te gustaría hacer con tu dinero, reescribe tus metas para que cumplan con estas características y sea más factible cumplirlas. 
    • Prioriza tus metas: no todas tus metas tendrán la misma importancia. Incluso puede que cambien con el paso del tiempo de acuerdo a lo que vaya sucediendo en tu vida; por lo tanto, sé consciente de cuál es más importante para ti de acuerdo a la situación en la que te encuentres. 
    • Analiza: sigue el progreso de tus metas y realiza un análisis de si estás o no cumpliendo con ellas; sé crítico con tu desempeño y en caso de estar fallando en algo, busca soluciones que puedas implementar en tu plan. 

    Estos pasos te serán de mucha utilidad para saber cómo lograr una meta financiera; cada uno es sumamente importante y con el fin de cumplir tus objetivos deberás aplicarlos correctamente.

    Los 3 tipos de metas financieras

    Saber cómo cumplir las metas financieras implica conocer cuánto tiempo estarás comprometido a estas. Por esta razón, existen tres tipos de metas financieras

    Metas financieras a corto plazo 

    Este tipo de metas tienen una duración de menos de tres años y se enfocan en cosas u objetivos que quieres lograr en un periodo de tiempo corto; pueden ser cosas como unas vacaciones de verano o comprar una computadora nueva. 

    Metas financieras a mediano plazo

    La duración en las metas a mediano plazo es de tres a diez años. Requieren de un poco más de esfuerzo y usualmente una cantidad más grande de dinero. Crear un negocio o desarrollar maneras de mejorar tus ingresos pueden ser algunos ejemplos. 

    Metas financieras a largo plazo 

    Una meta a largo plazo tiene una duración de más de diez años, su objetivo es el de sentar las bases para un futuro económico estable. 

    Crear un fondo para el retiro o pagar un crédito hipotecario son algunos de los ejemplos más comunes. Asimismo, es conveniente ir creando pequeños objetivos dentro de estas metas con el fin de ir midiendo el progreso. 

    Ejemplos de metas financieras

    Sé consciente de tu situación personal y haz un análisis certero y crítico al momento de definir tus metas financieras. Si bien te he enseñado cómo crearlas bajo la metodología SMART, tu objetivo parte de una idea general como:

    1. Aprender sobre inversiones
    2. Liquidar todas mis deudas
    3. Crear un fondo para mi retiro
    4. Mejorar mi historial crediticio
    5. Tener otra fuente de ingresos
    6. Comprar una casa
    7. Emprender un negocio
    8. Tener una cuenta de ahorro formal

    Puedes empezar creando una lista así y posteriormente, de acuerdo a tus necesidades y posibilidades, establecer en qué propósito concentrarte. Procura tener un registro de cada una de tus metas para que puedas medir tu progreso; asimismo, ten en cuenta que mientras el tiempo vaya pasando, podrás añadir más a tu plan. 

    ¿Por qué es importante fijar metas financieras? 

    Aprender sobre cómo organizarse económicamente es el paso inicial para mejorar tus finanzas personales. Es importante fijar objetivos para definir el camino a seguir en el desarrollo de tu situación económica. Contar con un plan te permitirá visualizarlos de mejor manera, medir tu progreso y hacer que se cumplan. 

    Uno de los cambios que debes realizar para cumplir tus metas financieras es el de tener una mentalidad de inversionista; ser crítico de tu situación y de querer mejorarla, de aprender a tomar decisiones sustentadas bajo tus conocimientos financieros. 

    Pensar así te permitirá dominar tus finanzas y me encantaría enseñarte sobre esto en mi diplomado de Finanzas Personales Para no Financieros, en él conocerás los cinco pasos necesarios para controlar tu dinero y cumplir todas tus metas financieras. 

    Espero con ansías verte en el diplomado, allí te enseñaré el camino más rápido para lograr el control exitoso de tus finanzas personales. Todo lo que he aprendido a lo largo de años de experiencia lo he depositado en este entrenamiento de una forma sencilla y clara para ti. 

    Preguntas clave: 

    ¿Qué es el ahorro?

    El ahorro es la acumulación de dinero con un fin específico. 

    Diferencia entre ahorro e inversión

    Ahorrar es acumular dinero e invertir es la acción de utilizar una cantidad de dinero con el objetivo de obtener rentabilidad. 

    ¿Qué es una meta financiera realista?

    Una meta financiera realista es la que puedes cumplir de acuerdo a tus capacidades económicas y el tiempo que tienes disponible.

    ¿Cómo se plantea una meta financiera?

    Para plantear una meta financiera necesitas preguntarte qué es lo que quieres hacer con tu dinero. Es importante definir si tu meta es una necesidad o un deseo; es decir, es algo necesario para mejorar tu vida personal o laboral, o simplemente es para adquirir un objeto que te gusta. 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.